Mostrando los 7 resultados

¿A qué llamamos hash de CBD?
Llamamos hachís de CBD a una forma de concentrado de CBD que se está transformando en una de las más populares.
Para su producción, se toma el cáñamo crudo y suprimimos la materia vegetal aparte de los desechos indeseables, dejando únicamente los cannabinoides, o sea, el CBD que es verdaderamente lo que nos resulta de interés preservar.
El quif de CBD o asimismo conocido como hashish, es el resultado que conseguimos cuando extraemos la resina de los cogollos de mariguana CBD, y para lo que se pueden usar diferentes métodos.
Esta resina es el producto logrado de los tricomas del cannabis, que tras su recolección se deja un tiempo a madurar.
Con esta extracción de la resina de la planta de cáñamo, conseguimos un producto con alto contenido en CBD y con menos del cero con dos por ciento de THC, para ser legal su comercialización.
Las personas más familiarizadas con este formato de cannabis CBD son las relacionadas con el planeta del vapeo.
Fundamentalmente, conocemos que las flores de cannabis Light son la manera natural de CBD, después le prosigue el aceite como forma más concentrada, mas en el formato del kif es dónde nos hallamos con la máxima concentración de CBD.
El quif o hash de CBD tiene la posibilidad de tener concentraciones altísimas, lo que lo hace que contenga considerablemente más CBD por peso o volumen que un aceite.
Para los amantes del planeta de la mariguana, La fragancia aromatizada del hachís se puede acotar como un placer único. Aparte de esto es un formato que se puede guardar, gozar y transportar con mucha sencillez.

¿De qué forma se fabrica el hachís?
Para su producción, se toma el cáñamo crudo y suprimimos la materia vegetal aparte de los desechos indeseables, dejando únicamente los cannabinoides, o sea el CBD que es verdaderamente lo que nos resulta de interés preservar.
Existen diferentes formas de hacer el Hash o quif, esto cambia conforme la zona geográfica de origen y del producto que deseemos lograr.
Cabe destacar 3 formas primordiales de realizar hachís:
– Tamizado en seco: Podemos decir que es uno de los más viejos y empleados para la obtención de quif. Para esta técnica partimos de los cogollos secos de cannabis o mariguana CBD, a los que se les va a extraer la resina.
Ya antes de proceder, los cogollos se congelan, ya que cuando se exponen a bajas temperaturas, los tricomas se apartan de las flores con considerablemente más sencillez, lo que nos facilita el proceso.
Una vez tenemos listas las flores, son pasadas por un tamiz puesto sobre un recipiente, el que se va a llenar de Kief o polen.
Una vez tenemos la resina, se pasan por placas singulares que la someten a presión y calor, con lo que conseguimos gránulos de color cobrizo, verde obscuro o verde claro.

– Cribado de plantas frescas: Cuando conseguimos el kif de las plantas frescas en vez de las flores secas, al producto resultante lo conocemos como “Charas”.
La extracción de la resina fresca de cannabis es más propia de la India, y debido a su triunfo, asimismo se está usando en otros lugares del planeta.

– El bubble hash es una variación en la que para su preparación se usa hielo, agua y bolsas con mallas de diferentes micras para la extracción la resina. Esta forma de procesarlo, en contraste al hash hecho en seco, da un resultado más puro pues contiene menos materia vegetal.
Tras el proceso se suprime toda la humedad y se guarda el producto en un sitio fresco unas semanas para su total secado.

¿De qué manera fabrican el hash legal?
El hachís legal de CBD, aparte de poderse realizar de plantas de cáñamo ligero, asimismo podemos lograrlo de otro modo.
Para poder tener la garantía de que no hay restos de substancias alucinógenas en el producto final, extraemos la resina de especies vegetales diferentes del cáñamo. A esta, le agregamos cristales de CBD puro, aparte de aromas y olores picantes habituales del kif.
Como resultado tenemos un producto que podemos adquirir legalmente en toda Europa, y que no tiene nada que envidiar al hash que conseguimos de las plantas de mariguana ilegales.

¿De qué forma preservar el hachís o hash?
Resguardar nuestro hash de la luz solar y las elevadas temperaturas, es de las mejores formas de eludir que se estropee el producto.
En las posibilidades que tengamos, la temperatura debe sostenerse incesante y la humedad en el nueve por ciento. De esta manera, podemos sostener nuestro quif libre de hongos y moho.

¿Qué usos tiene el Kif de CBD?
Debido a los altos niveles de cannabidiol que tiene el hash de CBD, hace que su mayor uso sea para fines terapéuticos. Si bien hay en nuestros días en curso muchos estudios sobre el tema en fase preliminar, los resultados son completamente optimistas.
Prácticamente todas las investigaciones en curso apuntan a que el CBD y por consiguiente, cualquier producto que tenga en su composición esta substancia, se identifica por tener abundantes beneficios para la salud.
Ciertos de sus beneficios: Calmante, Antiemético, Antipsicótico, Antinflamatorio, Calmante o antitumoral.

¿Es asequible el hachís de CBD?
Por norma general, el kif de CBD es más costoso que otros productos con cannabidiol. Esto se debe a su costoso proceso de preparación y a las altas concentraciones de CBD.

¿De qué forma saber si el quif es de calidad?
Es muy normal que cada kif tenga una calidad diferente. Para saber si estamos frente a un producto de calidad, debemos tener en cuanta múltiples aspectos como su aroma, textura y color.
Si bien parezca complicado, reconocer si compras kif de calidad es bastante fácil, ya que el aroma que manan las flores de CBD de calidad se identifican de manera fácil, una vez el extracto está sólido.
Ciertos consejos para distinguirlo son:
– El aroma puede ser una de las cualidades más valoradas y con mayor relevancia.
– Si no huele a nada puede ser indicador de que ha sido adulterado con algún producto para acrecentar su peso.
– Fragancia a plástico, indudablemente es indicador que ha sido cortado con sustanciar perjudiciales para la salud.
– Con fragancia a humedad, es indicativo de una mala conservación y que el kif puede estar, dañado.
Un buen Kif de CBD se le reconoce por un agradable aroma a incienso, afrutado y terroso.

0
¿Te ayudamos?