La calidad de la luz en el cultivo de marihuana

La calidad de la luz en el cultivo de marihuana es de suma importancia. Es un aspecto que no debemos dejar de considerar tanto en cultivo interior como en cultivo exterior. En este post te vamos a decir porque.

Partiendo de la base de que a las plantas de marihuana les encanta el sol directo, podemos decir que cuanta más luz mejor.

La luz es un factor de suma importancia en el cultivo de marihuana porque de ello depende en gran medida la producción que vas a terminar cosechando de tus plantas. Y está claro que quieres terminar cosechando lo máximo posible, que te conocemos… 🙂

Las plantas de marihuana con poca luz crecen espigadas, con poca fuerza y reducen considerablemente su producción.

Todos los que habéis cultivado ya sea en interior o en exterior os habéis dado cuenta que las plantas tienen un aspecto más saludable en los lugares donde el sol (o la luz en cultivo interior) incide más directamente. También es en estas partes donde se forman los cogollos más gordos y apretados.

También en el caso contrario, lo que pasa con las ramas bajeras (las de la parte de abajo), se puede observar que las ramas tienen un aspecto menos saludable y prácticamente no forman cogollos o de muy baja calidad. Es por esta razón que debemos ubicar las plantas adecuadamente y planificar el reparto de luz lo mejor posible.

En el caso del cultivo interior tienes que escoger bien el equipo de iluminación, una buena bombilla que ofrezca todo el espectro de luz necesario para el ciclo de la planta (llamadas bombillas mixtas). La potencia del equipo de iluminación y la cantidad de plantas por metro cuadrado afectan directamente a la cantidad de cogollos secos durante la cosecha. Un equipo de 600W va a dar más producción que un equipo de 250W porque entrega más cantidad de luz, por lo tanto puede iluminar más superficie de cultivo.

Si colocas las plantas muy juntas se hacen sombra unas a las otras y no llega la luz correctamente a todas las ramas. En ese caso te conviene retirar las ramas que no reciben luz para concentrar la fuerza en las que si la reciben.

En el caso del cultivo exterior la luz que hay es la que hay y muchas veces no podemos escoger el lugar donde colocar las plantas por aquello de que no se vean. Así que debes escoger entre las posibilidades que tengas, la mejor. Asegúrate de no colocar las plantas muy juntas y de que vayan a recibir el máximo de horas de luz posible.

Existen técnicas en cultivo interior y en cultivo exterior para aprovechar de la mejor manera posible la luz y optimizar tu producción.

marihuana enorme Jorge Cervantes

En exterior:

Lo más importante es ver el lugar donde quieres colocar tus plantas y observar el número de horas que van a recibir luz directa. Intenta evitar colocar las plantas cerca de una pared porque estarás restado horas de luz directa al hacer sombra una parte del tiempo la pared sobre la planta.

Esto es difícil en el cultivo exterior por aquello de que las plantas no se vean desde fuera, pero las plantas crecen mejor sin nada alrededor y colcándolas separadas entre sí. Si las colocas demasiado juntas se van a hacer sombra entre ellas y van a competir por conseguir más luz. En ese caso se espigarán y los cogollos no van a apretarse como debieran.

En interior:

En interior debes encargarte de distribuir la luz correctamente. La distancia entre los focos debe ser la adecuada y la distancia de los focos a las plantas la justa para no quemar las plantas pero ofrecer el máximo de luz.

Es común el uso de técnicas como SOG y SCROG para optimizar y maximizar la producción de las plantas de marihuana, sobre todo en el cultivo interior.

Asegúrate siempre de entregar la mejor calidad de luz a tus plantas y ellas se encargarán de devolverte el favor en forma de buenos y aromáticos cogollos.

Esperamos que te haya gustado este post sobre la calidad de la luz en el cultivo de marihuana.

Contenidos de la página

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0
¿Te ayudamos?