Presión negativa en el cuarto de cultivo

La presión negativa en los cultivos de interior es una técnica con la que evitamos que los olores se descontrolen y salgan por cualquier sitio, sigue leyendo este artículo y aprenderás de qué forma la presión negativa te ayudará en tu cultivo interior.

La presión del aire en el cuarto o armario de cultivo es un factor a tener en cuenta ya que nos ayudará a controlar el tema de los olores.

Ejemplo de presión negativa en una habitación:

Si en una habitación colocamos un extractor sacando aire e intentamos cerrar la puerta, vemos que hay una fuerza (el aire entrando) que nos impide cerrar la puerta normalmente. Esto es debido a que el extractor está sacando aire con un caudal concreto y ese mismo aire quiere reemplazarse succionando por el hueco de la puerta aire del exterior de la habitación.

Si hacemos esto y cerramos la puerta, en la habitación sale más aire del que puede entrar y se fuerza una presión atmosférica negativa dentro de esta habitación.

Como podemos imaginar, al cerrar la puerta de la habitación el aire querrá entrar por cualquier rendija disponible y es de esta forma como conseguimos que el olor salga sólo por el conducto de extracción.

Una vez que tenemos todo el aire saliendo únicamente por el conducto de extracción podemos controlar el olor más fácilmente con filtros y otros métodos.

¿Cómo consigo presión negativa en el cultivo interior?

La presión la vamos a controlar con la regulación de la extracción en relación a la cantidad de aire que puede entrar en el habitáculo. Si sale más aire del que entra en el espacio de cultivo comenzará a bajar la presión del aire dentro y el aire entrará de forma forzada por cualquier hueco que haya desde el exterior, excepto por donde estamos sacando el aire.

Debemos regular la intracción forzada abriendo por ejemplo una rendija de la ventana o algún hueco desde un lugar fresco.

Si alguna vez habéis cultivado en un armario de tela con cremalleras, habréis observado que cuando se coloca un extractor más potente que el intractor el armario se queda “chupado”. En ese momento hay presión negativa en el interior del armario. Si por el contrario tu armario está “hinchado” la presión es positiva y el olor escapará por cualquier lado.

Este efecto es todavía mayor cuando evitamos el uso de intractor ya que forzamos la intracción por cualquier hueco disponible.

Hay veces que se hace necesario el uso de intractores para la correcta renovación del aire y para controlar el calor dentro del espacio de cultivo. Pero en determinadas ocasiones es recomendable prescindir de ellos para acentuar el efecto de presión negativa dentro del cuarto de cultivo.

Cuando prescindimos de los intractores se suele aumentar la potencia de extracción y solemos intentar forzar la intracción desde un lugar fresco.

Mayor control sobre los olores

Si configuramos la extracción de esta forma conseguiremos un mayor control sobre el olor en el cultivo interior ya que controlamos en todo momento por donde está saliendo el aire.

¿Qué pasa si no controlo la presión del cuarto de cultivo?

Si no controlas la presión y por ejemplo lo haces al contrario (meter más aire del que sacas) será imposible el control del olor de las plantas durante la floración.

Imaginemos unas plantas en plena floración con cogollos resinosos, el olor dentro del cultivo es muy abundante. Al entrar el aire en mayor cantidad al cuarto, intentará escapar por cualquier rendija arrastrando el olor de las plantas, por ejemplo por la rendija de la puerta.

Cómo comprobar la presión en el cuarto de cultivo.

Ahora vamos a comprobar si está correctamente configurado tu sistema de extracción con presión negativa, sin artilugios y ninguna tecnología punta, presta atención.

Enciende un incienso (o mejor prende un bate jeje) y conecta tu extractor, cierra la puerta de tu habitación de cultivo y desde el exterior coloca el humo cerca de la rendija de la parte inferior de la puerta, pegado al suelo.

¿Qué pasa con el humo?

  • Se mete por debajo de la puerta, succionado, aspirado, etc
  • No hace nada o sale hacia afuera

Si no hace nada o sale hacia afuera, está mal configurado tu sistema de extracción con presión negativa.

Si por el contrario el humo se mete para adentro como succionado o aspirado, ¡Lo conseguiste! tienes tu sistema de extracción con presión negativa dentro de tu cultivo y por lo tanto te será mucho más fácil controlar el olor de tus plantas.

Espero que os haya gustado el artículo y os sirva de mucho en vuestros cultivos para controlar los olores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0